¿CÓMO ESTÁ TU DESPENSA EMOCIONAL?




¿Cómo están nuestros SUEÑOS, ILUSIONES, DESEOS y AFECTOS?
Adentra en tus emociones y mira si tu despensa emocional necesita reposición o está bien equipada.
Hay mucha más relación entre nuestras emociones y los conflictos con la comida, de lo que imaginamos, seguramente alguna vez has experimentado esa sensación de desasosiego, que solo has podido aliviar con la comida, aunque más que aliviar lo que ha hecho es empeorar la situación ¿me equivoco?

Hace poco leí un libro sobre este tema que planteaba unas cuantas preguntas para saber y entender que se oculta tras algunos conflictos relacionados con la comida.
-¿Es posible que los problemas para alimentarnos tengan relación con los problemas para nombrar nuestros afectos?
-¿Podríamos estar utilizando la comida como un analgésico del dolor psicológico?
-¿Podríamos protegernos tras unos kilos de más del miedo a ser deseados?
-¿La extrema delgadez sería un intento desesperado de eliminar la carne y las curvas que evocan lo femenino?
-¿Comer demasiado o no querer comer puede ser un intento de buscar una solución somática a una tensión interna porque no se ha encontrado una solución psicológica?
-¿Podría el ansia por comer o la inapetencia interpretarse como un intento de restaurar un interior dañado? (Del libro alimentación emocional)

El 78% de las personas que acuden al Instituto Medico Europeo de la Obesidad (IMEO) padecen de obesidad derivada de los trastornos alimentarios, el estrés y la ansiedad. "Existe una relación entre el estrés y la obesidad basada en los trastornos alimentarios", afirma Angel Nogueira, especialista en trastornos alimentarios de IMEO.

Cada vez estoy más convencida de que el vacío interno intentamos llenarlo con comida. Un profesor que tenía de yoga nos decía: "Somos grandes desconocidos de nuestro cuerpo" pues yo diría más "somos grandes desconocidos de nuestra alma".

Por eso quizá no necesites dietas, sino ponerte manos a la obra en la búsqueda de las cosas que te llenen el alma, puede ser una búsqueda dura, incluso dolorosa pero seguro merecerá la pena o pueden ser cosas sencillas no sé, tomarte un café con ese viej@ amig@ a la que le contabas tus secretos y hace tiempo que ya no ves, el abrazo reconfortante de alguien que realmente te quiere, la mirada tierna de tu pequeño que últimamente con tanto trasiego ni percibes, los rayos de sol calentando tu cuerpo.... Pequeñas cosas muy placenteras que tenemos olvidadas y que hacen que estemos bien alimentados psicológicamente y que conseguirán tener nuestra despensa repleta, para no pasar hambre.

Todo mi cariño
GlaDietas.



Comentarios

  1. Muy bueno el post. Me encanta ese libro.
    En muchos casos las emociones, el sobrepeso y la ansiedad van unidas y no debemos olvidar la importancia de alimentar nuestra mente y nuestro cuerpo.

    Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, muy buen post, super interesante :)
    De nuevo te espera un premio en mi blog xD bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj que me dices!! ahora miro muchas gracias por partida doble, un besazo Marian!!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

PREMIO DARDOS

PREMIO LIEBSTER

PREMIO MEJORES AMIGAS DE BLOGGER